the-new-york-times-logo-wallpaperLuego de ver el documental, ¿piensas que existe una crisis en el periodismo? ¿Por qué?

Más que una crisis, se trata de un proceso de adaptación complicado porque la audiencia cambia, el medio cambia, y por ende hay que procurar que la información llegue de la manera adecuada. Factores como la demanda de inmediatez y la globalización en general, hacen que la calidad y veracidad del contenido al que el ciudadano accede sea muchas veces cuestionable. Es una lucha de calidad contra cantidad donde la línea entre una y otra es difícil de distinguir.

 

El periodismo que se hace en y para el internet, ¿está a la altura del periodismo tradicional del periódico impreso?  ¿Por qué?

En general, ni siquiera el periodismo impreso actual ofrece contenido con buena sustancia, con profundidad. Por tanto, no es culpa de la internet como medio, sino la demanda social que surge de esta era digital. El método tradicional no parece resultar rentable para el negocio en el que se han convertido los medios de comunicación.

 

David Carr es el periodista que reporta sobre asuntos mediáticos para el periódico.  En el documental muestra algunas teorías muy específicas sobre los llamados “agregadores de contenido” en internet.  Explica brevemente de qué se tratan esas teorías.

Básicamente, lo que Carr expone y critica es que las plataformas de periodismo por internet obtienen su contenido de los medios grandes y no por cuenta propia. Es decir, que solo hacen una recopilación de información ya publicada, lo que pone en duda su mérito u rol periodístico. Sin el trabajo de, en el caso del documental, el New York Times, los portales de noticias en línea se quedarían casi sin material que ofrecer.

 

Explica brevemente el debate que ocurre en el documental en torno al medio “Wikileaks”.  

Lo que se discute en torno a Wikileaks dentro de la redacción del New York Times puede dividirse en dos vertientes. Por un lado, si la voz y obra de Julian Assange ha de valorarse como otra forma de hacer periodismo o como mera fuente parcializada. La otra disyuntiva reside en lo moral, en decidir si darle lugar al material que ofrece Wikileaks es un acto de vanguardia democrática o es prestarse irresponsablemente a una agenda activista a costas de la seguridad nacional.

 

Menciona tres organizaciones en línea de nuevos medios (medios que sólo existen en internet) que compiten con medios tradicionales como El Nuevo Día, El Vocero y Primera Hora.  ¿Cómo se diferencian las que sólo tienen una presencia en línea de los periódicos tradicionales?

NotiCel, El Calce, 80 Grados. Estos tres portales ofrecen contenido en línea y alcanzan buena difusión gracias a su fuerte presencia en las redes sociales. Se diferencian de los periódicos tradicionales porque apuntan directamente al público joven y activo en el mundo cibernético, con contenido a tono y ligero, con la excepción de 80 Grados, que apunta a ese sector que, aunque joven, se interesa por artículos de profundidad más allá de la actualidad.

Advertisements